Una apasionada de la mediación, una compañera sobresaliente.


La mediación es una herramienta extraordinaria

La mediación es una herramienta extraordinaria para solucionar cualquier tipo de conflicto. Es una herramienta para acercar posturas de forma pacífica, sin demasiados decoros burocráticos, ni complejas trabas procesales. Cuida los detalles del lenguaje, de aquellos que mal interpretados pueden causar sufrimiento, protege a las personas de malos entendidos, de aquellos que acaban con relaciones, tanto familiares y sociales, como profesionales.

Por ello, los profesionales de la mediación, no pueden ser otra cosa que grandes expertos que respetan y cuidan del ejercicio con ética, y que además, valoran y potencian el trabajo del resto de profesionales involucrados también en encontrar soluciones a un caso de mediación.

Pues bien, Gloria de Vicente es esa profesional extraordinaria que supera con creces las exigencias de una profesión metódica, que requiere de responsabilidad y consideración por la mediación.

Teniendo en cuenta que nuestro equipo trabaja en co – mediación (forma de intervención en la que en un mismo caso, en lugar de un solo mediador, trabajen conjuntamente dos o más), no sólo basta con contar con excelentes mediadoras, también con grandes compañeras, que hacen posible trabajar en coordinación y con flexibilidad hacia el cómo proceder ante un caso de mediación, pero también, te acompañan en la revisión y el perfeccionamiento del ejercicio. Gloria cumple con ese nivel de perfección.

Comentamos entre el equipo, que es esa trabajadora de la que no prescindirías jamás, leal, honesta, perfeccionista, pero que además, es de esas personas con afán de superación y siempre dispuesta ayudar.

Gloria de Vicente ha hecho que nuestra empresa crezca, ya no sólo en volumen objetivo de trabajo, también en seguir observando los pequeños logros, y en celebrarlos como grandes victorias. Es una persona que suma. Es una compañera sobresaliente.

Os dejamos la entrevista que con sinceridad ha contestado una mediadora en potencia, a la que le apasiona la mediación, y especialmente, la mediación escolar, y que refleja los valores de una persona trabajadora.

_M3A0029 (1)Datos personales

Nombre completo: Gloria de Vicente Aleixandre

Edad: 32 años

Ciudad o pueblo en el que resides: Valencia

Datos profesionales

Formación académica: Licenciada en Derecho, Máster en Mediación y Gestión Eficiente de Conflictos. Curso práctico de especialización en Derecho de Menores para Abogados.

Motivaciones

– ¿Qué te hizo estudiar derecho y mediación?

En lo referente a los estudios universitarios como en relación al máster que realicé, siempre he tenido una especie de prioridad en cuanto a su aplicación y era el que me pudieran servir para ayudar a los demás, en especial a aquellas personas que en su adolescencia y pertenecientes a determinados colectivos vulnerables y difíciles, tuvieran problemas en esta fase de su ciclo vital, y a posterior siendo adultos, no se pudieran integrar en el conjunto de la ciudadanía, corriendo el riesgo de caer en exclusión social y desarraigo.

– ¿Cómo ha sido tu paso por la Universidad?

Aparte del aspecto formativo que fue enriquecedor, me gustaría destacar otros muy importantes, como fue el asimilar los valores humanísticos que estaban muy presentes en el ambiente universitario donde estudié. También tuve ocasión de lograr cercanía con profesores y compañeros de clase. Especialmente me dejó huella el poder compartir ideas, vivencias y experiencias con compañeros de países, culturas y formas de pensar diferentes.

– ¿Por qué decidiste hacer ese máster?

Desde siempre he sentido la necesidad de ayudar a los demás cuando han tenido algún problema y hacer todo lo posible para solucionarlo. Este aspecto conecta con la idea que subyace en la mediación y en concreto se articula como pilar fundamental en el que se basa el proceso de mediación, es decir, las partes que intervienen en él, cuentan con la ayuda de un tercero, el mediador, que va a facilitar el diálogo entre los participantes y va a acompañarles y conducirles durante el proceso, para que éstas encuentren un camino que les lleve a alcanzar una solución lo más conveniente para ambas.

– ¿Qué diferencias encuentras entre estudiar una carrera y estudiar un máster?

Es evidente que en una carrera universitaria hay más volumen de estudio y trabajo que en un máster, pero en este último la especialización es mayor y focaliza más, pues la carrera es más generalista. No obstante al igual que en la Facultad, con el máster también faltó “prácticum” por lo que al finalizar éste, tuve que buscar opciones para cubrir ese déficit que tuve que padecer.

– ¿Por qué elegiste el Centro de Mediación AlternativaGC como lugar de prácticas?

Cuando acabé el Máster de Mediación sentí que los profesores nos habían ido transmitiendo muchos conocimientos teóricos. Creo que es absolutamente conveniente para los futuros mediadores no quedarnos únicamente con la teoría sino “poner en práctica sobre la mesa de mediación” todos los conocimientos recibidos. Y precisamente, yo necesitaba poner en práctica esa formación que había ido adquiriendo durante el año y medio de duración del master. La pregunta era: “Y ahora, ¿dónde acudo?” Después de varias semanas de búsqueda activa y agotadora en la Red (digo agotadora porque no conseguí localizar un centro donde poder hacer prácticas de mediación) di con el Centro de Mediación AlternativaGC en Valencia. En el momento en que encontré la empresa, se ofrecía desde la misma unos cursos prácticos de mediación, que justo era el tipo de cursos que yo demandaba.

Después de la realización de éstos y tras algunos meses después, la universidad en la que cursé mis estudios, me concedió una beca consistente en la realización de unas prácticas. No dudé en ponerme en contacto con la empresa para contemplar la posibilidad de colaborar con la misma. ¿Y por qué AlternativaGC? Porque es una empresa que aboga por la formación práctica de las personas, porque es un centro precursor de la mediación en la ciudad de Valencia, porque es difusor de la misma y por la profesionalidad y calidad humana de las fundadoras de esta empresa.

– ¿Qué opinas de la mediación? ¿A quién se lo recomendarías?

La aplicación de la mediación, como alternativa para resolver problemas de forma pacífica, es muy favorable y recomendable para gestionar y resolver conflictos tales como entre otros, los familiares, vecinales, los que tienen lugar en los centros escolares, los que se producen en asuntos civiles, laborales y mercantiles así como los que pueden aparecer en el ámbito sanitario.

Recomiendo la mediación a todas aquellas personas que cuenten con una buena predisposición para solucionar un problema. A través de esta vía de resolución de controversias, se reduce el enfrentamiento entre las personas participantes en un proceso de mediación, se aminora el desgaste o coste emocional que se produce en un proceso judicial y se consigue la apertura de canales de comunicación entre éstas, por lo que se crean espacios de escucha. Además, les da mayor protagonismo a los participantes ya que éstos, al conocer mejor que nadie su problema, se implican y contribuyen conjuntamente en la búsqueda de soluciones satisfactorias para ellos, lo que favorece la colaboración para lograr acuerdos consensuados que se adapten a las necesidades e intereses comunes de ambos y así poder poner fin a sus diferencias. Esto implica que dichos acuerdos, al ser fruto de decisiones consensuadas por las personas que participan en este proceso y no de decisiones de terceros ajenos que impongan su solución a cada situación concreta, son más duraderos en el tiempo, por lo que facilita las relaciones futuras entre éstas.

– ¿Qué es para ti emprender?

Para mí emprender en el sentido amplio es desarrollar una idea o proyecto a ser posible novedoso, o que al menos sea diferente y original a lo que pudiera existir, relacionado dentro de su  ámbito, siendo a posterior dicha idea implementada y aceptada en el mismo.

A veces emprender es sinónimo de asunción de riesgos, pero cuanto mayor dosis tenga de los factores anteriormente comentados, más probabilidades de éxito habrá y sobre todo siempre y cuando los niveles de esos riesgos sean ciertamente razonables.

– ¿Cómo te imaginas tu futuro profesional?, ¿Aspiraciones?

Me gustaría profesionalmente poder dedicarme a la mediación, pero en una primera fase fomentándola y dándola a conocer ya que hay mucho desconocimiento sobre la misma. Sólo con esto hay muchísimo trabajo por delante. Hay tanto que hacer en algunos campos o ámbitos de la mediación que no me pongo límites.

Por otra parte, desde que empecé a interesarme por el mundo de la mediación, me imaginé formando parte de un equipo multidisciplinar que trabaje principalmente en la mediación familiar y sobre todo la escolar, área de la cual soy una apasionada. De hecho, en pocas semanas, empezaré a cursar el “Diploma de Formación de Mediadores en Contextos  Educativos. Mediación en la Escuela y en la Red”, unos estudios que ayudarán a complementar mi formación en mediación escolar, área en la que disfruto colaborando con todo mi entusiasmo con el equipo de AlternativaGC

– ¿Crees en los equipos multidisciplinares?, ¿Con qué otros perfiles te gustaría trabajar y en qué campo?

Por supuesto que los equipos multidisciplinares son necesarios, pues cuanto más diversos, más enriquecedor será para todos y mayores posibilidades habrá de poder ayudar a resolver los conflictos de forma satisfactoria. En mi opinión, sería muy idóneo y beneficioso que en un equipo de profesionales de la mediación y dependiendo obviamente de qué área se trate, se pudiese contar con diferentes perfiles que se complementen. Así podríamos contar con la figura de psicólogos, trabajadores sociales, licenciados en Derecho, agregando también a  profesores, técnicos en relaciones laborales, economistas, etc.

– ¿Qué consejo le darías a un estudiante a punto de entrar en la Universidad?

Mi consejo sería que evalúe muy bien en todos los sentidos la decisión que vaya a tomar, pues una decisión mal tomada o equivocada le podría acarrear pérdida de tiempo y el coste de oportunidad de haberlo empleado en otros estudios. Se evitarían así también posteriores frustraciones.

– ¿Qué consejo le darías a un estudiante sobre hacer un máster o no hacerlo?

Sí recomendaría hacer un máster pues es muy conveniente por el alto nivel de especialización que se exige hoy en día en la mayoría de profesiones. No obstante, antes de tomar la decisión de hacerlo, sería conveniente valorar su utilidad y aplicación.

– ¿Qué esperas aportar al mundo?

Me encantaría que mi trabajo pudiese servir para ayudar a mejorar la situación de personas en riesgo de exclusión social, especialmente de menores infractores. También desearía poner en práctica toda la formación adquirida en mediación, empezando por  divulgar todos sus beneficios y poder ayudar a detectar, prevenir, abordar y resolver todos los conflictos que se me vayan planteando en mi ámbito profesional para fortalecer, mejorar y cimentar la convivencia entre las personas.

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario