“No llamo cuando leo en un Currículum: Trabajo Social y Voluntariado” 18


TRABAJO SOCIAL Y VOLUNTARIADO

 “No estoy en contra del Voluntariado. Estoy en contra de que se pretenda convencer al Trabajo Social que haciendo Voluntariado se consigue antes un empleo”.

Sinceramente inicio esta conversación con algún que otro miedo. No es la primera vez que me pasa cuando escribo mis reflexiones sobre la profesión de Trabajo Social. Tal y como está el patio para conseguir un contrato laboral con condiciones medianamente dignas como profesionales del Trabajo Social (fuera del contexto oposición), estas declaraciones podrían no beneficiarme en nada, ya que para muchos/as aspirantes es su única esperanza.

Sobre Trabajo Social y Voluntariado se ha escrito mucho, no es para menos, aprovecho para recomendar este post de la compañera de “Las Cuatro Piedras Angulares” en el que me he apoyado para aclarar mi ideas, “El Voluntariado en Trabajo Social”

En esta ocasión, mi objetivo con esta publicación es generar un espacio de diálogo (desgraciadamente virtual) entre profesionales del Trabajo Social, basado en la co-creación de posibles nuevos escenarios frente a la gran dosis de Voluntariado que se presta en el sector.

Empezaré pidiendo disculpas por mi radical declaración que ahora matizaré, y dejando claro que es una opinión y decisión absolutamente personal.

 “No estoy en contra del Voluntariado. Estoy en contra de que se pretenda convencer al Trabajo Social que haciendo Voluntariado se consigue antes un empleo”.



Varios enfoques del Trabajo Social“Voluntario”

– Supuesto 1. “Hoy he sentido la Llamada” como dice la canción. Es habitual encontrarte con un perfil de Trabajo Social con experiencias previas en Voluntariado, habiendo participado activamente con diferentes colectivos, este perfil suele pertenecer a grupos de acción comunitaria, religiosos, asociaciones de juventud, etc. Su relación ocio-cultural activa con el mundo social es el motivo por el cual decide profesionalizarse.

– Supuesto 2. “No vaya a ser…”  la inseguridad. Al Trabajo Social también llega estudiante “rebote”. Siempre que doy clase en la Universidad a estudiantes de tercer año de Trabajo Social, inicio con la pregunta “¿Quién eligió Trabajo Social como primera opción?”. Os sorprendería el resultado, porque hace unos cinco años a la pregunta recibía un 70% de manos levantadas, actualmente eso ha cambiado, el/la estudiante rebote va en aumento.

No sé si lo de que la carrera de Trabajo Social es totalmente vocacional sigue siendo cierto. Este perfil se anima con el voluntariado por una cuestión de ir probándose mientras evoluciona como futuro profesional, saber si es lo suyo, si es lo que espera. No es difícil encontrar oportunidades durante el paso por la Universidad para hacer voluntariado, de hecho es bastante habitual que el profesorado anime a ello y te ofrezca referencias.

– Supuesto 3. “Es que me han dicho…” por el interés te quiero Andrés. También podemos encontrarnos el perfil estudiante convencido/a de convertirse en profesional del Trabajo Social. Fue su primera opción, y además, conoce como funciona el mundillo porque tiene personas de referencia que han estudiado lo mismo, y que actualmente ya se dedican a ello. Este perfil decide hacer voluntariado sabiendo que quién lo hizo encontró empleo en esa entidad o en aquella organización. Desde el minuto uno ejerce el voluntariado haciendo funciones de Trabajo Social, observas su ventaja en sus comentarios en clase, su tipo de temas a tratar en los trabajos a entregar, en cómo tiene claro dónde hará prácticas mientras tú no tienes ni idea de como funciona el tema.



 Voluntariado en el Curriculum Vitae

Una vez presentado brevemente los perfiles más comunes de Trabajo Social vinculado con el Voluntariado, he de confesar que si tuviese que contratar a alguno lo haría con el supuesto 2, pues confío en que el porcentaje de estudiantes que prueba cualquier relación con el tercer sector y el trabajo social y abandona es muy reducido.

Dicho lo cual, enumero los motivos por los cuales suelo descartar CV¨s en los que se presenta una relación con cualquier tipo de voluntariado como una relación profesional. Como adelantaba, el voluntariado debe de ejercerse fuera de cualquier acción profesionalizada, y en cualquier caso, si se pone en valor, debería ser indicada en los apartados del CV que tengan que ver con la descripción de aspiraciones y motivaciones personales.

El voluntariado es una acción social, tajantemente humana, desinteresada, altruista, y la gran mayoría lo realizan aspirando a ser contratados/as en las entidades que lo realizan. En mi equipo no puedo aceptar esta Doble Moral.



Los Motivos por los cuales No me Inspiran las Experiencias de Voluntariado en Trabajo Social para Contratar

1º. Cantidad vs. Calidad. Si se está dispuesto/a a realizar funciones como profesional del Trabajo Social desde un voluntariado teóricamente de forma altruista y desinteresada, ¿Por qué pagarte un sueldo?

Aclaro. Como he dicho anteriormente estoy a favor del voluntariado que es estrictamente respetuoso con la legislación, y por supuesto, con sus principios. Con el voluntariado que se realiza fuera de la jornada laboral, con aquél que aspira a la participación social desde un prisma personal y poco tiene que ver con una aspiración profesional.

Y es que, aspirar a un empleo se trata de cantidad. Cantidad de recompensas: económica x tiempo x bienestar.

Sin embargo, el voluntariado solo entiende de calidad, de calidad humana y de calidez con la justicia social. Por ello, esa fina línea entre el origen del Voluntariado y el Trabajo Social es fundamental para entender mi posicionamiento. El Trabajo Social se originó para regular y medir la acción voluntaria en las relaciones sociales de ayuda, precisamente para profesionalizar el voluntariado, ¿por qué aceptarlo ahora?.

Al hilo, el segundo motivo.

2º. Amar lo que haces no significa que no tenga precio. Cuando un/a aspirante a ocupar un puesto como Trabajador/a Social, basa su experiencia con el sector en el voluntariado interpreto que no conoce y no valora lo suficiente la profesión.

– Quien acepta cumplir funciones de trabajo social disfrazado de voluntariado, así como quien lo ofrece , no valora la profesión lo suficiente. Si algo exijo en mi equipo, son perfiles ambiciosos y orgullosos de nuestra profesión, aspirantes sin complejos, que se entienden y entienden que la relación con otras profesiones mucho más reconocidas social e institucionalmente es prácticamente obligada, sin concesiones, y que su reivindicación actual es para mejorar su reputación profesional, mejorar su sueldo y condiciones laborales, y para encontrar nuevos huecos para el sector.

Busco y espero candidatos y candidatas que me exijan desde el primer día igualdad de condiciones con otros perfiles del equipo (psicólogas, abogadas, etc.), y que me griten: “yo no trabajo gratis”.

3º. Vicios adquiridos. Sí, he comprobado que cuanta más relación con el ámbito social tiene el candidato o la candidata desde la experiencia como voluntario/a, menos entiende que el trabajo social es una ciencia. Una ciencia que como tal exige medir su impacto, y por lo tanto, controlar estadísticas, métricas, y registros de información.

La única herramienta que tenemos como profesionales del trabajo social para demostrar que somos una profesión de merecido reconocimiento, y sin miedo a que la sociedad empiece a confiar en que debe pagar por nuestros servicios, son los números.

No se confundan, nuestra profesión pone en el centro a las personas y a sus necesidades con el entorno, pero si al entorno no le contamos qué repercusión tiene nuestra labor no confiará en nosotros.

Los números, los proyectos, las memorias, son la base para que instituciones, usuarios/as, clientes, comprendan de forma visual que invertir una hora y media en una entrevista de intervención, en una visita domiciliaria, o en la búsqueda de un nuevo recurso, tiene sentido.

No puedo aceptar en mi equipo aspirantes que no son estrictamente metódicos en registrar cada uno de los pasos en un caso o intervención, que no confían en el cumplimiento de protocolos de actuación, y por supuesto en el diseño de los mismos. Cuando se realiza un voluntariado esta metodología no se maneja en la mayoría de los casos, y por desgracia cuando llegan al puesto de trabajo tienen el vicio de empezar todo, pero no acabar nada, de no analizar si tiene sentido tal actuación, o si compensa económicamente tal operación.

Insisto, el voluntario o voluntaria pocos datos maneja, se deja llevar por una motivación personal pero aquél futuro o aquella futura profesional en Trabajo Social, desde la primera entrevista de trabajo, debe demostrar que sabe cuánto vale su hora, argumentar con datos, que su tiempo es oro.


Deja un comentario

18 Comentarios en ““No llamo cuando leo en un Currículum: Trabajo Social y Voluntariado”

  • Carlos

    Estoy parcialmente en desacuerdo contigo. Yo soy trabajandor social y ademas realizo voluntariados en mi tiempo personal. Te puedo asegurar que todos los años contrato a varios trabajadores sociales. Yo siempre busco en los curriculums el apartado de voluntariado, porque hacer voluntariados completamenta su formación y te da mucha información sobre la persona.

    • Miguel

      Hacer un voluntariado jamás debe complementar nuestra formación. Yo he hecho de voluntario, pero lo he intentado desvincular de mi carrera profesional.
      Para complementar nuestra formación hay jornadas, conferencias, cursos… y unas prácticas académicas que es donde se adquieren estas competencias.
      También encontramos entidades que se aprovechan de recién titulados prometiendo que así puede que los contraten, incluso se hacen ys contratos de monitor pero a sabiendas que ejerceras de TS si estas titulado…

  • Espe

    A mí es la única opción que me dan. Es más, desde el inem me derivan a un servicio que la única opción que ven es que vaya entidad por entidad ofreciéndome gratis. (Porque ya sabemos que mi familia no come, no hace falta que me paguéis; vivimos del aire)
    Siempre me negué al “voluntariado y ya veremos que pasa luego”, quería darle un valor a mi profesión , a lo que me apasiona y amaría trabajar en ello.
    A día de hoy le doy muchas vueltas, no sé si fallé en mis decisiones, ¿a veces hay que fallar a tus principios?. Porque me encuentro que nunca he ejercido (pagando, si quisiera hacerlo gratis tendría muchas opciones). Esto me genera frustración y muchas lágrimas por desear hacer algo y verlo tan inalcanzable.

    • Romina

      Totalmente de acuerdo!! El trabajo social es una profesión más. Si se considera un valor adicional el voluntariado que sea para todas las profesiones, médicos, abogados, arquitectos, etc. Si solamente quieres ser voluntario, no hay necesidad de estudiar, además, la mayoría de las acciones de voluntariado solo promueven que todo siga igual, no busca la transformación social.

  • Any

    Considero que no tiene en cuenta el contexto en el que se da el voluntariado. Y que se posiciona en un lugar de poder que discrimina a quien lo realiza, los argumentos generalizan y el “no llamar” sin un previo dialogo, entrevista etc… Me dice que es prejuiciosa, discriminatoria y poco fundada la desición. El que contrata está empleada debería cuestionarse que argumentos tiene .para tal desición. Quizás estan dejando de lado un excelente profesional y sosteniendo con un sueldo a otro que no lo merece. Cada quien es dueño de hacer con su trabajo y sus horas lo que desee como profeional, el.mercantilizar la profesión no es la solución. Todos queremos una remuneración por nuestro trabajo pero eso no significa defenestrar a quien puede hacerlo desde los lugares que considere adecuado. Por gente así es que terminan haciendo voluntariados. Porque hacen perder opertunidades laborales. Que genere nefasta.

  • Romina

    Totalmente de acuerdo!! El trabajo social es una profesión más. Si se considera un valor adicional el voluntariado que sea para todas las profesiones, médicos, abogados, arquitectos, etc. Si solamente quieres ser voluntario, no hay necesidad de estudiar, además, la mayoría de las acciones de voluntariado solo promueven que todo siga igual, no busca la transformación social.

  • Rocío

    Hola, entiendo tu preocupación pero no sólo existe voluntariado para el que estudia trabajo social, también existen en más ramas profesionales. El voluntariado es una preexperiencia profesional, y como bien dice la misma, el voluntariado es voluntario, otra cosa bien distinta es que la situación que padecemos los jóvenes con respecto al trabajo y a la falta de oportunidades laborales este generando más valor para las personas k hacen voluntariado, pero no olvidemos que tambien esta en auge la practica de las becas universitarias y el mundo del becario… El voluntariado es decisión propia y con un fin social, si bien es cierto que el panorama que tenemos los jóvenes hoy en día obliga en parte a que te busques un plus para destacar. Pero desde mi sincera opinión, creo que el voluntariado enriquece mucho y le da sentido a tu vocación. Lo que considero que puede llegar a ser el problema de tu planteamiento es no que los trabajadores sociales hagan voluntariado para encontrar trabajo y que se interprete que su práctica es abusiva y desvaloralizadora de la profesión sino que la situación que tenemos hoy día respecto al desempleo juvenil es lo que convierte o mejor dicho provoca esa sensación de desánimo y culpalibizacion del tercer sector. Antes no era tan malo hacer voluntariado, ahora se ve de otra forma como sí te vendieras. El voluntariado no es malo, es conectar con la realidad y conocer una actividad k puede ser tu profesión o no. Pero el fin sigue siendo el de participar en la sociedad aportando un poco de ti voluntariamente. El voluntariado sigue siendo lo mismo un fin social lo que ha cambiado es nuestra realidad laboral y social. Tendriamos que plantear cómo funciona nuestro mercado de trabajo para pensar como cambiar esta idea. Otra cosa, para seleccionar con criterio candidatos lo ideal sería que la persona sea un graduado social que no es lo mismo que trabajador social. Nose si es el caso, pero termino diciendo que aunque no comparto del todo tu opinión, si valoro que expreses tu opinión sincera. Creo k estoy de acuerdo en cómo es la realidad del trabajador social al igual que la de muchos jóvenes que hacen voluntariado porque no tienen forma de sobresalir y tener un plus que les haga poder encontrar un empleo pero por otro lado, sigo pensando que el voluntariado en sí es bueno para construir una sociedad justa y llena de valores.

  • Andrea

    Estoy en desacuerdo, soy trabajadora social y psicóloga recién egresada y he participado como voluntaria en diferentes fundaciones.
    No se pone con el afán de presumir y ser doble moral sino para que si no tienes alguna otra experiencia puedas comprobar que estás preparado para el trabajo.

  • Nuria Serrano Casas

    Ante todo felicitarte por este articulo. Estoy totalmente de acuerdo contigo. Yo hice voluntariado porque me gustaba no porque fuese a encontrar trabajo de ello. El trabajo social al igual que otras profesiones ha de ser valorada y ojala existiesen en el mundo mas personas que piensen como tu y den valor a la profesion de trabajo social entonces todo esto cambiaria y no pedirian en muchos trabajos un trabajador social voluntario sin cobrar nada, y he visto algunas ofertas de empleo asi. O es que la gente se piensa que vivimos del aire???

  • Silvia

    Mucha de esa manía,viene de esos antecesores antes de que existieran los Servicios Sociales…Caridad.. .esto sucede en muchos perfiles de los social ( social somos todos que para mejorar el mundo no sólo hace falta estudiar algo relacionado con lo social…social somos todos sí cambias tu cambia el entorno) Soy integradora social, estoy también en contra del voluntariado que ahorra puestos de trabajo disponiendo de dinero para crearlos…Creo que hay que pedir voluntarios cuando no hay opción… Yo misma forme parte del bucle, hasta que despiertas, y bien es cierto que si ellos te utilizan para ahorrar un puesto , el otro también utiliza para sis fines …coger seguridad…experiencia …Todo eso que has comentado en el artículo muy bien explicado… Muchas gracias ,un abrazo.

  • Evelin Arevalo

    Soy Trabajadora Social y en relación a el artículo pienso q se queda corto, pues en realidad llevamos una lucha por hacer comprender la ciencia de nuestra profesión. Si bien el artículo describe la situación clara y acorde a esa realidad, también somos cada uno de nosotros quienes deberiamos por empezar a dar ese sentido profesional de nuestra labor. Así como también agradecer por encontrar estos espacios donde con la diversidad de opinión se puede general una conciencia colectiva

  • José Ramón

    Ante todo felicitarte por tu publicación. Estoy totalmente de acuerdo con todo lo que dices. Si es cierto, que quizás, el encabezado puede provocar que muchos/as puedan/podamos “sacar las uñas” para después leer el texto y tranquilizarnos. Es un gran error pensar que una experiencia de voluntario/a es una experiencia como profesional de Trabajo Social, puesto que las funciones distan mucho las unas de las otras.

    Pienso que el problema de la situación que aquí se plantea es tanto de las entidades como de los profesionales que acceden a realizar funciones de trabajo social sin una remuneración económica a cambio. Dejando claro esto, podría entender más la posición del trabajador/a social que accede a hacer algo así (con esto me arriesgo a muchas críticas, pero también me dispongo a fundamentarlo).

    Una persona que tras unos estudios universitarios, una formación adicional relacionada con el campo del trabajo social, una formación continua, ya sea en congresos, charlas, etc. , una persona desvivida por su profesión, una persona harta de trabajar en supermercados, bares, tiendas de ropa (todos trabajos muy dignos y validos pero que no son el objetivo por el que hemos luchado, nos hemos esforzado y sufrido desde el día que decidimos emprender el camino del trabajo social), una persona con todas estas características que se encuentra con un mercado laboral vacío de posibilidades. ¿En que piensa? ¿Cuales son sus sentimientos? ¿Qué decide hacer con su vida? Pues como última opción decide acceder a un voluntariado, ya sea con funciones de trabajo social o con funciones meramente solidarias con la última esperanza de al menos, gracias a esa labor, encontrar un hueco en el mundo laboral del trabajo social, teniendo que ser pisoteado para finalmente conseguir lo que merece. Y hacerlo sin la certeza de que eso por lo que tanto a luchado va a llegar.

    Esta claro que de forma particular, diciendo NO!, diciendo QUIERO UN EMPLEO REMUNERADO Y QUE MI PROFESIÓN SEA RECONOCIDA! aportamos nuestro granito de arena a la erradicación de este problema. Pero creo que inicialmente deberían ser las entidades que se dedican a la acción social las que no ofertaran este tipo de puestos, no dieran la oportunidad a que una persona desesperada aceptara esta situación e hicieran las cosas como realmente deben hacerse y ofrecieran la oportunidad real de empleo a personas que tanto han luchado por ello.

    Con todo esto quiero decir que estoy muy de acuerdo con su artículo, ya que es una forma de acabar con esta problemática. Pero por otra parte me rechina el encabezado, porque detrás de ese currículum en el que pone trabajo social y voluntariado puede esconderse un gran profesional. Un profesional de los pies a la cabeza que ha vivido y ha sufrido la situación que aquí he planteado y que seguramente no merezca ser descartado, sin antes haber conocido su trayectoria.

  • M.A. Viñas

    Defender el Trabajo Social, y hacer voluntariado no tienen porque ser materias incompatibles.
    El voluntariado puede ser una alternativa para ser conocido profesionalmente en un sector que, algunas veces, puede llegar a ser inaccesible.
    La falta de oportunidades a trabajo remunerado, ha fomentado que los profesionales vocacionales del Trabajo Social hayan tenido que desarrollar la resiliencia y diferentes estrategias que generen vias de acceso al mercado laboral. El voluntariado puede ser una oportunidad para desarrollar habilidades blandas que puedan beneficiar al profesional en el ejercicio del Trabajo Social.

    Por otra parte, el voluntariado puede generar un valor agregado al Trabajo Social y puede utilizarse como medio de sensibilizacion y concienciacion social. La situacion de los mercados y la carencia de politicas sociales resistentes esta impactando directamente en el Trabajo Social profesionalizado y creo que no tener en cuenta el voluntariado, es como no tener en cuenta la experiencia profesional en el extranjero.

    Se pide un nivel B2 en un documento que lo certifique, pero no se hace una entrevista en ingles para evaluar la fluidez real del individuo.

    Cada caso es individual y deberia de estudiarse concretamente. Quiza usted esta descartando a grandes profesionales del Trabajo Social solo porque tienen una perspectiva diferente sobre la experiencia profesional y de vida.
    Desde mi punto de vista, las generalizaciones pueden resquebrajar el tejido social y en esta lucha, necesitamos alianzas clave. Todos, estamos juntos en esto.

  • Monica

    Soy Trabajadora Social hace un buen tiempo y aún no he encontrado empleo, y a raíz de este tema me surge una pregunta, ¿ que debe hacer un profesional que quiere adquirir experiencia pero por su inexperiencia no lo contratan?

  • Yuliana Castro

    “El Trabajo Social se originó para regular y medir la acción voluntaria en las relaciones sociales de ayuda, precisamente para profesionalizar el voluntariado“ esta tesis es falaz y desequilibra totalmente el argumento.
    Si continuamos posicionando que TS es el resultado de la profesionalización de la filantropía y la caridad, desvirtuamos nuestra formación teórica y técnica, además de invisibilizar nuestra historia y las relaciones de poder que se entrelazan en nuestro sistema político y económico.

    • Sol

      Estoy en desacuerdo, no porque con un voluntariado uno adquiera experiencia, sino que uno toma un voluntariado mas alla de su.profesion o.estuduos, es por vocacion de ayudar no.siempre buscando expriencia laboral yo he realizado voluntaridos en varias ocaciones y no tienen que ver con mi profesion en muchas ocaciones, y ha sido mas enriquecimiemto y desarrollo persona que profesional. Deberian dejar creer que por tomar un voluntarido se reduce la importancia dw la profesión, hay que tener la mente mas abierta. Uno toma voluntaridos porque le gusta y la ves debe trabajar de su profesion porque le gusta.

  • Manu

    Hola, seré breve. Creo que puedo entender tu posición, sin embargo, la situacion de muchos jóvenes es.. 1) termino la carrera sin haberme enfrentado a la profesión apenas por unas “practicuchas” (es decir sin herramientas). 2) Escaso empleo y menos sin experiencia de ningún tipo. 3) cursos y cursos sacadineros que no te enfrentan a la realidad que es tratar con personas.