La voluntariedad + que un principio en la mediación


La voluntariedad viene recogida como principio informador del proceso de mediación en la  Ley 5/2012, de 6 de julio, de mediación en asuntos civiles y mercantiles.

En el Título II, la voluntariedad de la mediación se encuentra entre los principios informadores de la mediación, como son también:

  • La igualdad de las partes y la imparcialidad de los mediadores.
  • La neutralidad en el proceso de mediación.
  • La confidencialidad durante el proceso de mediación.
  • Las partes en la mediación.

Estrictamente el Artículo 6 de la Ley 5/2012. 6 de julio, de mediación en asuntos civiles y mercantiles se cita como: Voluntariedad y libre disposición y señala que,

  1. La mediación es voluntaria.
  2. Cuando exista un pacto por escrito que exprese el compromiso de someter a mediación las controversias surgidas o que puedan surgir, se deberá intentar el procedimiento pactado de buena fe, antes de acudir a la jurisdicción o a otra solución extrajudicial. Dicha cláusula surtirá estos efectos incluso cuando la controversia verse sobre la validez o existencia del contrato en el que conste.
  3. Nadie está obligado a mantenerse en el procedimiento de mediación ni a concluir un acuerdo.

Pero, ¿Qué ocurre con la voluntariedad en los procesos de mediación?

La voluntariedad debe respetarse estrictamente, por lo tanto, seguirá siendo principio básico e infranqueable, ya que no se podrá ni iniciar, ni concluir con éxito, un caso de mediación en el que una de las partes se haya visto sometida sin su libre disposición a firmar un acuerdo de mediación.

Cuando convocamos a las partes a la sesión informativa de mediación, previamente, hemos trabajado la voluntariedad, os preguntaréis, ¿Se puede? La respuesta es afirmativa. La voluntariedad debe ser explicada sin prisa, y hay que dedicarle tiempo.

La parte que ha solicitado un proceso de mediación tiene ese camino ya hecho, pero, ¿Qué ocurre con la parte que es invitada a formar parte del proceso de mediación sin haberla solicitado?

Si el conflicto por el cual se le invita a la sesión informativa de mediación, es reciente o actual, lidiaremos con emociones a flor de piel, y situaciones de acción – reacción. Es decir, si el conflicto se encuentra en su estado álgido habrá que generar en poco tiempo confianza suficiente para que la persona confíe en la mediación como vía para solucionar el conflicto.

Si por el contrario, el conflicto hace tiempo que sucedió, y las emociones que provoca están dormidas (pero no olvidadas), la invitación a la sesión informativa de la mediación debe basarse en la creación de un proceso que le permitirá superar una situación del pasado, tendiendo la mediación como esa vía para cerrar un capítulo y llegar a un acuerdo para un situación que en su momento no pudo ser gestionada.

En cualquiera de las dos situaciones, la voluntariedad debe ser la premisa, y puede ser lo que nos abra las puertas hacia la posibilidad de que la parte convocada acepte acudir a la primera sesión informativa del proceso de mediación.

Debemos contar con las fortalezas y debilidades que nos genera el canal de primer contacto con la otra parte, dependiendo de que si es un email, una llamada de teléfono o un encuentro presencial, el resultado de expresar la voluntariedad será diferente, por lo tanto, hay que preparar el escenario previamente.

etica

El enfoque en cualquier caso es el de mostrar la flexibilidad que proporciona el propio proceso de mediación. Partiendo que si la parte se niega a formar parte no tendrá ninguna consecuencia mayor, mostrando que acudir a la sesión informativa no le comprometerá a tener que seguir con la mediación, estamos creando un escenario propicio para que la persona acepte acudir a una sesión donde se le proporcionará mayor información sobre el funcionamiento pero dónde también podrá exponer su vivencia del conflicto.

También, la flexibilidad sobre los puntos que se trabajaran con la mediación genera confianza a las partes, ya que el acuerdo recogerá lo que las partes consideren. Pudiendo establecerse previamente, reorganizarse durante el proceso, o incluso añadir algún punto que no se tenía pensado con previsión.

Todo esto ocurrirá bajo ese principio de voluntariedad, las partes inician libremente el proceso pero también pueden abandonarlo de la misma manera.

¿Realmente qué es la voluntariedad?

La voluntariedad parte de un propósito intrínseco – un propósito interno, y una conducta externa. De esta suma, actuamos en base a la voluntariedad. Por lo tanto, los tiempos para la reflexión son importantes, ya que cualquier propósito interno ha debido de ser previamente meditado y valorado.

La mediación permite esos tiempos para reflexionar a las partes de un conflicto, con puntos acordados previamente y un estructurado calendario de sesiones que permite reducir la incertidumbre de los avances en la solución del conflicto.

Por otro lado, las sesiones de un proceso de mediación teniendo una duración determinada y con intervalos de tiempo entre una y otra, abre un espacio para medir las consecuencias de las decisiones y conductas mostradas durante el proceso.

Esto es lo que hace a la mediación un proceso participativo y más equitativo que el resto de métodos de solución de conflictos, es precisamente ese principio de voluntariedad que permite a las partes protagonistas de la mediación replantearse su libre disposición antes, durante y al finalizar el proceso.

Por lo tanto, la voluntariedad es más que un principio en la mediación, es la llave para que un acuerdo concreto este fundamentado y trabajado de forma realista por todas las partes protagonistas del conflicto, pero analizando la voluntariedad desde una perspectiva global de la mediación, es la característica que marca la diferenciación respecto a otros métodos de resolución de conflictos.

La voluntariedad es para la mediación la máquina que allana el camino, el principio inspirador de la mediación que abre las puertas a otra forma de hacer las cosas, a creer y crear procesos para solucionar conflictos desde la coherencia, la ética, la empatía y el diálogo.

Deja un comentario