Acuerdo de crianza: la guía educativa para madres y padres separados.


¿Conoces el acuerdo de crianza?

Guía Educativa para padres y madres separados


 

ACUERDO DE CRIANZA

El acuerdo de crianza es un documento en cual se recogen los intereses y las necesidades de hijos e hijas de padres y madres que han decidido romper su vínculo como pareja. Hasta aquí podríais preguntaros qué diferencia existe entre un acuerdo de crianza y un convenio regulador, este último popularmente más conocido ya que es parte imprescindible en todo procedimiento de divorcio o separación.

Sin embargo, la diferencia o diferencias existen, ya no tanto en su contenido, sino en cómo se diseña ese contenido. La mediación familiar es la vía más adecuada para guiar a las partes en este diseño.

El equipo de AlternativaGC Centro de Mediación, quiere aproximaros al funcionamiento y la utilidad del acuerdo de crianza ya que durante estos ocho años trabajando con métodos alternativos para mantener relaciones familiares pacíficas, y con el objetivo de reducir al máximo los posibles daños al entorno familiar tras la decisión de una ruptura matrimonial, sentimental o afectiva, es de destacar el éxito del acuerdo de crianza como herramienta de acompañamiento educativo para padres y madres separados o en proceso de divorcio.

 

 DIFERENCIAS ENTRE CONVENIO REGULADOR Y ACUERDO DE CRIANZA

Como hemos señalado la diferencia principal no es lo que contienen sino el cómo decidimos qué temas deben estar reflejados, y el cómo nos vamos a relacionar con ellos siendo un nuevo sistema familiar tras la ruptura matrimonial o sentimental.

Mientras el convenio regulador queda dispuesto en el art. 90 del Código Civil como un documento de obligado cumplimiento que recogerá las medidas o pautas sobre las relación paterno-filial en cuestiones previamente tarifadas y limitadas, y que además, deberán contar con una aprobación judicial, el acuerdo de crianza, contando con la misma legalidad que el convenio regulador, además de cuestiones tasadas, se caracteriza por integrar la voluntad de padres y madres en cómo seguir educando a hijos e hijas.

El acuerdo de crianza permite compartir el mismo patrón de valores entre los progenitores, es tan abierto que hace posible determinar cómo se van a tomar decisiones de forma consensuada ante nuevas necesidades y situaciones propias de los cambios evolutivos de hijos e hijas, y además, a través de qué vías de comunicación se van a comunicar para que nadie quede aislado del nuevo ritmo familiar en el momento que deja de existir la convivencia.

Al acuerdo de crianza sólo le basta la voluntad de las partes para su diseño y posterior cumplimiento, voluntad basada en seguir siendo los mejores padres y las mejores madres para nuestros hijos e hijas.

La voluntad debe contar con un método, es posible trabajarla y entrenarla, a través de mediación familiar.

girl-3041391_1280

¿QUÉ APORTA LA MEDIACIÓN FAMILIAR AL DISEÑO DE UN ACUERDO DE CRIANZA?

 – Patrón de valores.

El mutuo acuerdo tiene realmente sentido cuando ambos progenitores están de acuerdo en que deberán estar unidos frente a las necesidades de sus hijos e hijas de por vida.

Estas necesidades pueden ser educativas, sanitarias, sociales, afectivas, etc. Por supuesto, estás necesidades son cambiantes, y evolucionan, pero también la de los adultos, es por ello, que marcar un patrón de valores común pero flexible frente a esta situación favorecerá la ética de cada una de las personas vinculadas a esta ruptura.

El acuerdo de crianza nos permite adaptarnos a las necesidades correspondientes de la etapa evolutiva que nos encontremos: bebes, menores pequeños o edad pre escolar, menores en edad escolar, pre adolescencia, adolescentes.

Por ejemplo, mientras que en una edad temprana la ruptura de la convivencia debe garantizar uniformidad en horarios y gran afecto y cariño, en edades adolescentes sus planes deben tomarse en cuenta, y se debe estar abierto a horarios más flexibles.

El acuerdo de crianza ante esta situación permite a los progenitores no tener que limitarse a una decisión tomada en base a sus intereses particulares, poniendo el foco en el conjunto del sistema familiar incluso aunque haya cesado su convivencia, gracias a la mediación familiar, este cambio de visión será más fácil.

– Sistema de decisiones.

Se debe aceptar que las rupturas son nuevos comienzos, por lo tanto, es muy posible que nazcan nuevos sistemas sociales, familiares, afectivos, alrededor de ese primer sistema familiar ya sin convivencia.

Como por ejemplo, la aparición de nuevas parejas, nuevas relaciones sociales de los progenitores, incluso cambios entorno al ámbito laboral. Por ejemplo, en muchas ocasiones, la ruptura da pie a cambios de residencia.

Sin embargo, estas decisiones deben abrirse a un debate guiado que respete las necesidades de todos los componentes. El acuerdo de crianza propiciado a través de la mediación familiar, genera este espacio de diálogo constante entre las partes para determinar cómo se van a ir asumiendo estos cambios de forma pacífica, neutral, e imparcial, es decir, únicamente serán los progenitores quienes llegaran a estos acuerdos, sin intervención de terceros ajenos a la situación como abogados/as, jueces, etc.

Por ejemplo, cuando los menores siguen en edad escolar se debe plantear la imposibilidad de aceptar cualquier cambio de residencia si eso significa que los horarios escolares se van a ver profundamente modificados.

Cuando los progenitores viven en diferentes hogares deben preguntarse si el acuerdo de crianza va a funcionar teniendo en cuenta algunas preguntas, como por ejemplo:

  • ¿Cuál es la distancia entre las residencias de los progenitores para llevar a los menores a la escuela, guarderías, dentistas, o actividades extraescolares?
  • ¿Cuáles son los horarios laborales?
  • ¿Cómo va a afectar la manera en que se van a relacionar sus hijos con amistades o otros familiares?

 

 – Vías de comunicación.

Como se puede observar el contenido del acuerdo de crianza sólo y únicamente será viable y sostenible en el tiempo mientras la comunicación entre progenitores sea realmente efectiva y afectiva, en términos de respecto y cordialidad.

Establecer mediante qué vías de diálogo va a existir esa comunicación, incluso el calendario y horarios de la misma, evitará gran cantidad de malentendidos.

Este punto es de destacar porque además las nuevas tecnologías pueden sabotear cualquier acuerdo de crianza, (uso de redes sociales, envío de “ordenes” por whatsapp, uso de skype). Puede llegar a convertirse en escudos para evitar encuentros presenciales tan importantes como ejemplifícantes para que nuestros hijos e hijas acepten la ruptura de la convivencia desde la relación sana y no traumática.

El acuerdo de crianza diseñado a través de la mediación familiar cuenta con herramientas para ello, como son las hojas de calculo del tiempo compartido, semanal, mensual, de días festivos, y vacaciones.

Un equipo de mediación familiar multidisciplinar que cuente con educadoras sociales, trabajadoras sociales, psicólogas, maneja como norma general estas hojas de cálculo de tiempo que resultan con tanto éxito en nuestro Centro de Mediación Familiar AlternativaGC.

¿CÓMO ES UN ACUERDO DE CRIANZA?

El acuerdo de crianza garantiza una ruptura pacífica, evita conflictos, y proporciona a nuestros hijos e hijas estabilidad, amor, y ética.

Solicita información sin compromiso

Además es lo suficientemente detallado para ser útil, y lo suficientemente flexible para ser sostenible y viable.

El acuerdo de crianza se basa en la educación familiar co-responsable, sin que recaiga desproporciones sobre uno de los dos progenitores o sobre familiares satélites: abuelos/as, tíos/as, cuidadores/as profesionales.

El acuerdo de crianza es un plan escrito que facilitará el equipo de mediación familiar, en nuestro caso el equipo de mediación familiar de AlternativaGC Centro de Mediación está conformado por trabajadoras sociales, psicólogas, y abogadas especialistas en métodos pacíficos de resolución de conflictos.

Recogerá la definición judicial de la custodia, y por supuesto, todos los acuerdos del plan de crianza en base a las necesidades de desarrollo.

Será firmado por todas las partes protagonistas del proceso de mediación familiar, y el equipo de AlternativaGC Centro de Mediación informará del funcionamiento de cada sesión de acuerdo, así de cómo poner en marcha el acuerdo de crianza.

El acuerdo de mediación es compatible con la existencia de un convenio regulador, y puede ser aportado al procedimiento de separación y/o divorcio.

El acuerdo de crianza cumple con las necesidades básicas de acompañamiento, amor, protección, cobertura sanitaria, y descanso de hijos e hijas, teniendo en cuenta su edad, personalidad, y edad.

Si quieres saber más sobre los temas recogidos en un acuerdo de crianza:

ÁREAS QUE RECOGE UN ACUERDO DE CRIANZA

Deja un comentario